Google

02 febrero 2006

Marías vs Trapiello

Al ataque solapado pero evidente de Javier Marías a Andrés Trapiello («Huyamos nosotros», El País Semanal, 29/1/2006), responde en el mismo diario el segundo con un «Quita tus sucias manos de mi Mozart» (2/2/20006). Marías trata a Trapiello sin nombrarlo de «novelista de muy patético destino: empeñado en ser el más cervantino de todos, el pobre hombre no se da cuenta de que cuanto sale de su pluma huele a zapatillas a cuadros y a casino de ciudad rancia». Que no era necesario mencionar su nombre debió de intuirlo Marías. Efectivamente, la respuesta dolida y doliente no se ha hecho esperar, no para afearle su alusión, sino para defender a los clásicos. Por si algún lector no se había enterado, Trapiello ama a los clásicos, pero no por diletante (como Marías, que despotrica contra tanto centenario mercantil, cervantino o mozartiano) sino por agradecimiento y espíritu democrático: «Quizá lo que les moleste a algunos es tener no sólo que compartir la excelencia con otros millones de seres, sino tener que hacerlo a la vez que ellos, en esa lógica que apesta a señorito español.» Sólo nos falta ahora que tercie Félix de Azúa, por alusiones a Mozart.